The Big Marathon: Lollapalooza Day 2

Todo lo ajeno a la música fue similar a la primera jornada de Lollapalooza, así que me abstendré de ponerme repetitiva e iré directamente a lo que se supone congregó a 50.000 personas.

Dani Cori

Desde el pastito, a lo más Woodstock-Lollapalooza-style, disfruté del show de Mala Rodríguez, que partió algo débil, quizás por el atraso, pero que una vez que los instrumentos dejaron de opacar la voz entre cantaora y rapera de Mala, estuvo sin duda a la altura. No faltó “Tengo un trato”, el hit de esta sí, ok, guapísima cantante.

Gracias al colapso del Teatro La Cúpula renunciamos a ver a Devendra Banhart e, instead, vimos a un curioso Ghostland Observatory y su extraña mezcla entre rock-pesado y música electrónica, acompañado de un espectacular show de luces.

Ghostland Observatory

Desde la misma posición anterior vimos el psicodélico espectáculo de The Flaming Lips, con vocalista dentro de burbuja, serpentinas, globos y espectadores vestidos de naranjo subidos en el escenario incluidos.

Fue un día más tranquilo, guardando energías para el plato fuerte del festival (chan chan chan… suspenso). Bailando un rato junto a Boys Noize y no perderse aunque fuese unas cuantas canciones de Jane’s Addiction (o Juana’s Adicción) que contó con increíbles parafernalias como mujeres semidesnudas colgando “a lo Chris Angel” de unos ganchos insertados en su piel (“We give you the pleasure and we give you the pain”, dijo Farrell) y la excentrica personalidad de su vocalista (“Yo muy bueno aquí” = “I like being here”).

Janes Addiction

Pero el número principal aún estaba por venir. Una hora antes nos unimos a una emocionada turba que esperaba impaciente al gran Kanye West, que pasadas las 21:00 abrió el show que contó con canciones de todos sus discos, incluyendo todas mis favoritas, All Falls Down, Good Life, Gold Digger, Touch the Sky, Flashing Lights, y algunas sorpresas como American Boy (de Estelle) y Run this Town (de Jay-Z feat. Rihanna).

Kanye West

En los comentarios no musicales, sólo me referiré a la excelente organización del festival, que logró un gran trabajo en sólo dos meses. No había que hacer colas para ir al baño, tampoco por comidas o bebidas, no recuerdo ningún momento desagradable. El único traspié fue el ocurrido en el Teatro La Cúpula y también la comida podría haber sido mejor. Pero estoy segura que con un año de preparación, lograrán un espectacular ¡¡Lollapalooza Chile 2012!!

  • Jampolino

    Menos mal que no compré entradas sólo para ver a Devendra (después de que los YYYs se bajaron, una de mis mayores razones para ir), porque supe del desastre y de mucha gente que fue casi exclusivamente a verlo a él y se quedó con el manso ni que cuello.
    Por lo que he escuchado en la radio, la organización estuvo casi impecable y eso siempre se agradece (sobre todo en un país de despelotes como el nuestro).

    Love ya, Sis!

    P.S.: Gracias por la mención vilipendiadora en el Day 1, jiji.

  • Dani Cori

    Menos mal, in deed.
    Yo creo que un evento así se disfruta el triple cuando tienes interés por el evento en sí, además de por varias bandas. Yo por suerte tenía interés puesto en al menos 10 artistas, pero además me atraía el Lollapalooza en sí, la onda, lo que estaba sucediendo y conocer música nueva.

    La producción impecable y también el público muy civilizado hicieron que fuera un excelente fin de semana.

    Hermani lindi, gracias por comentar :)

    P.S.: Jiji… de nada.

  • Pingback: The Big Marathon: Jamiroquai | No es más que bla bla()

  • Pingback: Lollapalooza 2012 | No es más que bla bla()