LMFAIL

Dos semanas después del concierto de LFMAO en Chile… la indignación no se ha disipado como para escribir un comentario que vaya más allá de lo negativo.

Todo partió con una venta masiva de cupones, de la cual fui parte y por lo cual tuve que aguantar una buena espera y una lucha y apretón para canjear las entradas.

Dentro del Club Hípico… comenzó un buen DJ de Hip-Hop… al cual cortaron a los 15 minutos y dio paso a un DJ más popero, cuya mejor transición fue una grabada ya en un disco de Swedish House Mafia. Después de dos horas, seguía tocando y la gente pedía que se fuera. Hasta que se fue… y entró un tercer DJ de música eletrónica… dos horas más, botellas al escenario, pifias, insultos… dieron paso al CUARTO DJ… que volvió a tocar Rihanna, Swedich House Mafia, Calvin Harris… en resumen, las mismas canciones que dos DJ’s atrás. Más insultos después, un animador de acento centroamericano pide que no lanzen más botellas al escenario “o no podrá salir el artista”… ¿Será LMFAO? ¡No! Es un quinto DJ acompañando a Mark Rosas, una especie de Justin Bieber latino que tocaba las peores canciones que había escuchado hasta ese minuto… pero que fueron superadas por la artista que vino después, a quien creo que deben haber sacado de un stripclub, porque su única gracia era anunciar que se sacaría algo de ropa. Después de un desesperado “guys, if you want free stuff, you have to scream for them”, los insultos pasaron a caras de desconcierto y me pregunté por qué seguíamos ahí… y nos fuimos. LMFAO no valía la espera de un minuto más y lo mismo pensaron muchos asistentes.

Camino a la casa, el taxista nos comentó que por el precio que cobraba LMFAO, sólo pudieron traer a la mitad del grupo, Sky Blue (no precisamente el icónico del afro)… En definitiva, creo que LMFAO no es un grupo que valga la espera de seis horas (sí… seis horas). Lauryn Hill se hizo famosa por la espera de tres horas a la que obligó a su público en Chile, but c’mon! ¡Es Lauryn Hill! So Sky Blue, get over yourself…