Obsesión: Mario Puzo

La Feria del Libro 2013 fue la instancia perfecta para dar rienda suelta a mi nueva obsesión literaria: Mario Puzo. Ignorante de que había más en su repertorio que El Padrino, encontré y compré dos libros que también tratan acerca de la mafia italiana: Omertà y Los Corleone.

Mario Puzo

Omertà: Código de honor siciliano que prohíbe informar sobre los delitos considerados asuntos que incumben a las personas implicadas. Aunque también está empapado de la idiosincracia propia de la mafia siciliana, me pareció más policial que El Padrino, dándole un buen protagonismo a la corrupción propia de algunos sectores de la ley. Fácil de leer, pero el personaje principal, si bien es un gran mafioso, carece de ese je-ne-sais-quoi de Don Corleone que lo convierte en admirable.

Los Corleone: No sólo es tan bueno como el clásico en el cual se basa, sino que complementa de manera perfecta a El Padrino. Sonny Corleone tiene 18 años y en la novela comienza a inmiscuirse en los negocios de su padre a pesar del constante deseo de que sus hijos fuesen “hombres con negocios limpios”. Michael es un niño, pero ya se muestra como esa persona fanática del status quo y la democracia estadounidense que es antes de convertirse en el nuevo líder de la familia Corleone. Fredo es un adolescente y también tiene menos carácter que Sonny y más liviandad que Michael. Podemos ver cómo la familia Corleone está en pleno ascenso a ser la más importante de Nueva York, cómo se repiten los parámetros bajo los que se relacionan los grupos de la mafia italiana y la unión de Luca Brasi a la familia Corleone. Puede que sea un spoiler saber cómo terminan luego mucho de sus personajes, pero esto pasa prácticamente desapercibido frente a una muy buena novela. Y OJO, que Mario Puzo fallece antes de terminarla y la retoma Ed Falco.