El Último Don

Poco tiempo después de venirme a vivir a Barcelona, tomé la pensada decisión de comprar un kindle con el objetivo de no volver con más peso del que me traje a España (al menos en las maletas… espero que también en el cuerpo). Aún así, domingueando en una feria de segunda mano, me encontré con un ejemplar de El Último Don, de Mario Puzo y lo compré. ¿Why?

1. Costaba €3.50. Aproximadamente lo mismo que un e-book.

2. Así me llevaría un recuerdo literario físico de Barcelona.

3. Podría leerlo en castellano… desde que compré el kindle, sólo he encontrado libros en inglés.

El Último Don

Fuera de eso, no está de más recordar que ya declaré sufrir de una obsesión con las historias de la mafia italiana escritas por este autor, la cual, en este caso, no me defraudó. Lo entretenido de este libro, en comparación con la historia de los Corleone, es que si bien la “casa matriz” de esta familia siciliana también se encuentra en Nueva York, la mayor parte de la historia se lleva a cabo en la Costa Oeste, donde los Clericuzzio tienen un hotel y casino en Las Vegas y se comienzan a relacionar con el mundo del espectáculo hollywoodense, el cual también cuenta con sus propias reglas de juego. Además, si bien el Don sigue siendo el mandamás de la familia, en esta novela son otros miembros de la organización los principales protagonistas.

Estas diferencias hacen que los códigos de la mafia siciliana cobren un nuevo significado, y dejan en evidencia que aunque las novelas de Mario Puzo se centren en una temática, ésta tiene muchas historias por explorar. Y las sorpresas en este libro, llegan hasta en la última página…