Películas ¿para niños?

Fuera de The Second Best Exotic Marigold Hotel (divertida y entretenida, por cierto), me he dedicado a ver películas para niños estos días. ¿La razón? Tan simple como que son muy buenas.

Me parece que la genialidad de estas películas se centra en deconstruir personajes clásicos o en tomar elementos de nuestra vida cotidiana y animarlos. Las grandes compañías cinematográficas han usado este recurso desde Toy Story y durante todos estos años no ha dejado de funcionar.

En ambos casos, lo que se hace es tocar la fibra de lo cercano, lo familiar. Vimos Hotel Transylvania, donde los clásicos personajes de películas de terror se convierten en alguien como cualquier persona, con familias, hijos o parejas. El humor finalmente sale de lo que se vive en el día a día siendo también un adulto. Ergo, película para grandes y chicos.

Única crítica: Adam Sandler podría hacer alguna vez una voz humorística distinta… es la misma en todas sus películas.

El el cine vimos Inside Out y realmente no estábamos rodeados de niños, como en el caso de The Minions. Aquí se crea un mundo de fantasía a partir de algo tan rutinario como las emociones que controlan nuestro actuar y el humor es, por lo tanto, cotidiano y cercano nuevamente.

En verdad es una de esas películas que emociona hasta al más rudo y te hace reír de principio a fin con detalles absolutamente geniales.